Barcelona: vanguardista, moderna y también creativa

Barcelona es una de esas ciudades que ha sabido utilizar muy bien sus recursos artísticos para crear una imagen de sí misma y posicionarse como una gran urbe, cosmopolita, abierta, alternativa. Una ciudad que marca tendencia. Ha hecho de sus tendencias artísticas su mejor estandarte y, sin lugar a dudas, es la ciudad más vanguardista y moderna de la Península Ibérica. Cuenta con ese espíritu innovador que le permite reinventarse y resurgir con nuevas propuestas, aprovechando siempre todo su potencial.

Como destino turístico de primer orden, se encuentra entre las 10 ciudades más visitadas del mundo, fue una de las precursoras en desarrollar una oferta de turismo creativo. Ya por el 2006 empezaron a trabajar en el proyecto. Para ello, se formó una plataforma mixta llamada Barcelona Turismo Creativo, que contaba con la participación de Barcelona Turisme y de FUSIC (Fundació Societat i Cultura) con el objetivo de implementar en su cartera de productos una oferta que incluyese actividades para turistas creativos. Es decir, una plataforma que aglutinara todas aquellas experiencias destinadas a hacer partícipe al turista del destino a través de su aprendizaje y desarrollo de capacidades artísticas y creativas.
Algunas de las experiencias creativas que han desarrollado están relacionadas con la música como Jam Sessions o viajes en los que coros y bandas extranjeras participan en programas locales. También se encuentran actividades relacionadas con talleres y workshops de escultura, pintura, etc.
La iniciativa me gusta mucho. Barcelona se muestra una vez más como la gran atrevida que es. Sin embargo, navegando en su página web y leyendo varios artículos, encuentro la oferta poco concreta y muy centrada en personas que tienen un cierto bagaje en las actividades en que participan.
Aunque, tal y como comentaba Caroline Couret, responsable del proyecto, en su entrevista a la revista Savia Amadeus, el turismo creativo está en plena expansión y una de las grandes ventajas del modelo es su capacidad para complementar otros motivos de viaje.

Parece que en el turismo creativo las posibilidades de desarrollo son tan amplias como la imaginación de los planificadores y gestores turísticos, lo que me lleva a pensar que aún nos quedan muchas sorpresas en Barcelona y otros destinos creativos…